Libros en la eternidad: Críticos literarios.
Hay muchos recuerdos escondidos, cada vez hay más tinta gastada, más sueños reducidos a palabras. Estos recuerdos se mezclan dentro de hojas y allí esperan a pasar su eternidad. Bienvenidos a la mía. - Meg Sternworth.

martes, 15 de septiembre de 2015

Críticos literarios.

Hoy en Literatura comparada, aunque más bien es Teoría de la literatura (que mola un cojón, por cierto), hemos estado hablando entre muchas otras cosas de los críticos literarios y de las cosas que hay detrás.
Todos los críticos están sometidos a mucha presión, sobre todo los críticos que vemos en periódicos, revistas literarias, etc. La mayoría de estos críticos están bajo el amparo de una editorial, bien sea directa o indirectamente. Y si trabajan para cierta editorial no pueden decir que X libro es una mierda, aunque lo piensen no pueden hacerlo porque sino se irían a la calle de cabeza.
También puede ser que tengan que hacer la reseña de un libro de alguien que trabaja con ellos, lo que puede llevar a dos variantes si el libro es malo, que escriban una reseña positiva, es decir, que el libro está muy bien, aun sabiendo ellos que es una castaña o que lo uses de venganza por alguna putada que te haya hecho y decidas decir que es una mierda. Eso sí, como el libro pertenezca a la editorial para la que trabaja va jodido.
Hay muchas más cosas detrás de los críticos, básicamente porque gracias a ellos las ventas de los libros bajan o suben. Si hay cinco reseñas positivas no pasa nada, eso sí, como haya tres malas el autor y la editorial ya pueden empezar a temblar porque no se va a vender como esperan.
Aunque esto yo ya me lo imaginaba no deja de ser algo que me llama la atención, ¿cómo alguien puede decir algo que no piensa?
Yo creo que nunca podría ser crítica literaria porque me echarían de casi todos los trabajos por ser honesta conmigo y con los lectores.

¿Y tú qué opinas de esto? ¿Podrías decir algo que no piensas?

3 comentarios:

  1. La verdad es que es un trabajo difícil pero por suerte nosotras tenemos nuestros blogs para poder dar una opinión humilde sin dejarnos llevar por editoriales que lo único que buscan es vender...

    Me ha gustado la reflexión ^^

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que no sería capaz, porque no soy capaz de dar una opinión que no siento verdaderamente, no podría mentir. Y sí, eso es lo bueno de los blogs, que aquí la libertad está más presente (aunque como colabores con editoriales y no les digas "hasta aquí puedo llegar" vas a seguir el mismo camino) y las opiniones suelen ser sinceras y muy personales, con lo bueno y lo malo que ello conlleva.

    Un beso y me ha encantado la reflexión ^^

    ResponderEliminar
  3. Para eso ni me pasaría por la editorial, y estoy segura que tú tampoco. Pero ese tipo de cosas hoy en día no van a dejar de hacerse por muy mal que esté ¬¬ La naturaleza humana es así, supongo.

    Un beso! ^^

    ResponderEliminar

Hola querido aventurero, recuerda dos cosas:
No hagas spoilers ni insultes a la gente porque borraré los comentarios.